Terapia Acuática

Compartir este artículo

El impacto de la Terapia Acuática en los procesos neurocognitivos.

Encefalopatía crónica no evolutiva.

 

Introducción:

No hay duda de que a lo largo del tiempo el concepto que la actividad acuática  ha ido variando y evolucionando con nuestra sociedad. Pasando de las concepciones higienistas renacentistas, hasta las educativas, lúdico-recreativas y terapéuticas de nuestros días.

 
La actividad acuática y sus beneficios:

El movimiento en el espacio acuático se encuentra favorecido por las propias características que nos ofrece el medio: una temperatura agradable, escasa acción gravitatoria, realización de movimientos facilitados por la flotación, como también la relajación y la invitación al juego, que nos provoca el solo hecho de estar inmersos en el agua. Por lo cual es un medio muy rico para trabajar en los primeros años de vida de un niño con capacidades diferentes, estimulando tanto sus desarrollo psicomotriz como incentivando el fortalecimiento del vínculo, desde “el placer” y el “disfrute”, entre el niño, sus padres y el medio.

Recordemos que el niño mediante su cuerpo se mueve y comunica maravillosamente desde antes de nacer, y las ricas experiencias durante las distintas etapas le permiten madurar en la adquisición de posturas y patrones motores que se constituirán en la base de la conquista del mundo.

  

Natación adaptada:

“VaLor motriz” toma la definición creada por Enrique Vilte y Jorge Gómez :”Aprender a nadar es un proceso de experiencias, a través de las cuales se pretende lograr una adaptación de las funciones vegetativas, del esquema corporal, de movimientos voluntarios, de percepciones y de las funciones de aprendizaje al medio líquido y su medio ambiente circundante, logrando diferentes grados de conductas o acciones regulativas con los mismos”.

Esta definición como pueden observar no hace diferencia en las personas que la realizan “en que capacidad o discapacidad” tienen, puesto que el proceso de enseñanza-aprendizaje” es el mismo en todos los seres humanos. 

Lo que sí es importante destacar es que el estimulador debe estar preparado profesionalmente para poder diagnosticar las diferentes necesidades de sus pacientes, con la suficiente plasticidad para llevar a cabo un plan de organización educativo terapéutico.

Entonces, conjugando estos datos  podemos decir que para todos los seres humanos aprender a moverse en un medio desconocido, como es el acuático, les requiere de un proceso de experiencias a través de las cuales se adaptan sus funciones vegetativas, su esquema corporal, sus percepciones, sus movimientos voluntarios e involuntarios, y sus praxias o funciones de aprendizaje.

  

Qué es un problema neurocognitivo?:

Es aquel que expresa dificultades en la conducta o aprendizaje, basado fundamentalmente en una alteración del desarrollo del SNC. Frente a este panorama de definición tan amplio, es indispensable realizar un abordaje específico, basado en las características conductuales y cognitivas típicas de cada patología a tratar. Dentro de este marco no debemos olvidar que los trastornos neurocognitivos alteran consecuentemente la relación que el individuo establece con el medio social y material que lo rodea.

 
Características de los niños con PC:

Parálisis cerebral:

La Parálisis cerebral se define como  “trastorno del movimiento y la postura debido a un defecto o lesión del cerebro inmaduro” (Bax, 1964)

La característica esencial de ésta patología es que la lesión afecta al cerebro inmaduro, interfiriendo en el desarrollo del sistema nervioso central, lo cual tiene consecuencias especificas en términos del tipo de parálisis cerebral que se desarrolla, su diagnostico, evaluación y tratamiento. Si bien la lesión es crónica no evolutiva, la sintomatología se manifiesta paralelamente al crecimiento y desarrollo del niño.

El daño cerebral puede darse en períodos prenatales, perinatales y durante la infancia, considerándose en éste ultimo caso hasta los 4 años de edad aproximadamente. (De acuerdo a lo que exponen los diferentes autores consultados).

 

Procesos neurocognitivos y desordenes asociados:

Existe una estrecha relación entre el desarrollo neurocognitivo  que puede desarrollar un individuo con la integridad de su sistema sensorial, sensitivo y perceptivo.

Los problemas de movimiento y su impacto en el proceso sensorial pueden resumirse en los siguientes puntos:

  • Alteraciones del tono muscular, que ocasionan un feedback incorrecto del movimiento. 
  • Ajuste postural inadecuado con patrones de movimiento anormales, esto altera su capacidad de relación con el medio y una disminución en las experiencias motrices, lo cual reduce su interacción con el medio y el conocimiento de su cuerpo en relación con el espacio rondante.
  • Asimetrías, donde el feedback de ambos lados del cuerpo se ven afectados por el soporte asimétrico del peso del cuerpo, reforzado por la posición asimétrica de la cabeza y ojos que afecta la interpretación del movimiento.

 

Abordaje  del trabajo terapéutico acuático:

Nosotras basamos todo nuestro trabajo de estimulación  acuática en la plasticidad cerebral que posee cada individuo, la cual le permite compensar, de la manera más funcional posible, los déficits causados por la lesión. El desarrollo de estos niños es dinámico, no estático, por lo tanto toda terapéutica debe a nuestro entender estimular a que cada niño “marque su propio potencial neurológico”.

Partiendo de este punto pasaremos a explicar como esta organizado nuestro trabajo de estimulación a partir de los siguientes ejes de organización:

  •   Motivación de la acción motora desde la intención, con esto apuntamos al movimiento espontáneo y deseado por los niños. Así el mismo toma participación cognitiva en el circuito neuronal, siendo un “movimiento con objetivo claro”.
  •   Manejo del cuerpo en el agua, donde apuntamos a que cada niño logre, dentro de sus posibilidades, la mayor autonomía posible en el medio acuático.
  • Estructuración de la noción de objeto, a partir de la relación con ellos mismos, con los objetos y con sus pares.
  • Estructuración de la noción de tiempo y espacio, donde en el agua podemos sumar la noción de profundidad.
  • Intención, atención y concentración.

Y la herramienta esencial en nuestra de enseñanza es “el juego”,  característico del ser humano y de una importancia innata en la construcción del pensamiento.

 

 

Conclusión:

La pérdida del temor al agua y el ganar confianza y seguridad en sí mismo, son los beneficios que brinda esta práctica deportiva, los cuales son transferidos de manera automática a las actividades de la vida diaria y cotidiana.

Por lo cual las actividades acuáticas y la natación, como deporte adaptado, son un nuevo aporte al proceso de crecimiento, siendo una de las opciones más nobles y completas, considerando que permite el desarrollo óptimo de los sistemas cardio-respiratorio y muscular como también la re-estructuración del esquema corporal, y el desarrollo de las habilidades coordinativas con transferencia a las diferentes conductas psicomotoras.

“Acompañemos a nuestros hijos en su desarrollo y otorguémosles la posibilidad del disfrute del cuerpo en el agua”.

 

Lic. Lorena E. Jalil                                                                                                    Valeria Jelencovich

Prof. Nac. de Educación Física                                                     Prof. Nac. de Natación  Lic. En Kinesiología y Fisiatría.                                                  Estimuladora Temprana

 Cel: 155-527-4190                                                                           Cel: 155-044-2616